OBSERVAR

OBSERVAR

En el nombre de Dios. El Clemente. El Misericordioso

Parece ser que nuestros aprendizajes mas determinantes vienen precedidos por una experiencia dolorosa que se traduce en una profunda reflexión que nos pone en contacto con algo muy auténtico y espiritual que penetra muy adentro en nuestra conciencia. Aprovechar esa oportunidad para visitarnos internamente y de esa manera descubrir y apreciar nuestra grandeza, para ser bendecidos por la gracia divina, para despertar a una vida más clarificada, más autentica y maravillosamente espiritual, y, de esta forma entender, que nuestro relato personal puede ser una historia diferente a la que en principio pareciera que nos habría tocado vivir.

Atentamente:

Laarbi.

1 Comment

  1. Antonia dice:

    Gracias, tus palabras son muy clarificadoras,… pero que difícil salir y ver La Luz durante las noches oscuras del alma, esos momentos de vacío perdida y desolación donde nos asalta ese sentimiento del cual no logramos salir,…. o no queremos,… y si ahí solo queda la reflexión , esa observación interna y sobre todo el permanecer . Gracias por tus palabras de esperanza y de conocimiento sobre ese despertar del cambio. Beso humildemente tus hombros .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*