MADRE TIERRA

MADRE TIERRA

En el nombre de Dios. El Clemente. El Misericordioso.

Observar el aleteo de un pájaro, la cadencia de la lluvia y el olor a tierra mojada, el viento que juega con los cabellos revueltos de una niña e inquieta a los animales en los campos. Mil soles que alumbran nuestro espíritu cuando descalzos caminamos por senderos de tierra, yerba o arenas con olores a sales de cientos de olas que abrazan temblorosas las orillas de miles de playas que circundan a la Madre Tierra. Mares en calma o embravecidos que esconden y alumbran vida en un seno generoso en conciencia y conocimiento. Millones de aves de colores inagotables que interpretan partituras irrepetibles que regocijan y calman el Universo. Cientos, miles, millones de animales se esparcen como estrellas por un firmamento de desiertos, junglas, ríos, montañas y glaciares, y, en el centro de todo ello, el ser humano… ¿Cómo se ha confiado a seres tan inconscientes como nosotros, todo un Universo de conciencia, amor, luz, sonido y percepción?

Laarbi.

1 Comment

  1. Antonia dice:

    NO tengo palabras, ,… y si mucha emoción . es realmente bello lo que has escrito y conmueve con la fuerza de la verdad. Gracias de corazón por tus pensamientos tan hermosamente vestidos. beso humildemente tus hombros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*