ATREVERSE A ATREVERSE

ATREVERSE A ATREVERSE

En el nombre de Dios. El Clemente. El Misericordioso.

Una de nuestras dificultades, es la de vernos privados de la posibilidad de una mirada que nos solo abarcara el horizonte y algo más, sino que pudiéramos contemplar todo el espacio que percibiríamos, si, como pájaros pudiéramos elevarnos por encima del horizonte, sin límites, sin fronteras, donde nuestra visión pudiera atravesar países uno tras otro, sin barreras. Contemplar las bellezas infinitas de bosques, ríos y praderas; altas montañas, mares, océanos y desiertos. Todas esas maravillas en una sola mirada. Arriba, muy arriba, donde apenas pueden surcar vientos y espacios, águilas y garzas.

Si nos atreviéramos a atrevernos, todo estaría a nuestro alcance, es solo cuestión de una mirada interna, precisa y necesaria, para osar ser realmente grandes, este, es nuestro mayor reto.

Angel Lafuente Laarbi-Rommani

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*